viernes 25 de noviembre de 2016

AGD en el XXXI Encuentro Nacional de Mujeres

Resumen confeccionado por las compañeras de AGD participantes en cada taller Este año, AGD UBA volvió a participar en el Encuentro Nacional de Mujeres con una delegación de más de 20 compañeras. El Encuentro se realizó en Rosario, y contó con más de 60 talleres temáticos. Nuestra delegación se sumó activamente a distintos talleres intercambiando […]

Resumen confeccionado por las compañeras de AGD participantes en cada taller

Este año, AGD UBA volvió a participar en el Encuentro Nacional de Mujeres con una delegación de más de 20 compañeras.

El Encuentro se realizó en Rosario, y contó con más de 60 talleres temáticos. Nuestra delegación se sumó activamente a distintos talleres intercambiando experiencias y conclusiones con las mujeres que viajaron de todo el país, e incluso de varios países de Latinoamérica.

Queremos compartir algunos de los debates en los que participamos, como forma de seguir trabajando estos temas y sumar nuevas compañeras y compañeros.

 

Taller Mujer y organizaciones sindicales, las compañeras denunciaron el ajuste que estamos sufriendo los trabajadores, tanto del gobierno nacional como de los gobiernos provinciales, aunque respondan a distintos partidos políticos. Nuestras compañeras llevaron al taller la conclusión y mandato surgido de las asambleas de AGD: que el único camino que tenemos los trabajadores para quebrar este ajuste es el plan de lucha y paro activo nacional. En tal sentido, las compañeras contaron cómo se fue gestando el plan de lucha nacional de la CONADU Histórica, con sus asambleas de base para impulsar las medidas y recabar mandatos, cómo se fueron evaluando las ofertas o tomando medidas ante la falta o insuficiencias de las mismas. También propusieron la firma de un petitorio por la libertad de los choferes de Salta que enfrentaron a la burocracia sindical de la UTA de esa provincia, que fue firmado masivamente. Finalmente se produjo un cuestionamiento a que los  Encuentros Nacionales de Mujeres no sean resolutivos, señalando el error de, en el momento en que las mujeres enfrentamos problemas acuciantes como el incremento de la violencia de género y  femicidios, no aprovechar la masividad de los Encuentros, donde participan mujeres de todo el país y de cientos de organizaciones, para impulsar iniciativas comunes concretas en ese sentido y por la lucha del aborto legal, seguro y gratuito.

 

Taller Mujer y Relaciones de pareja: primera vez que se propone como temática en este XXXI Encuentro de Mujeres. Tuvo amplia convocatoria, por lo que se subdividió en por lo menos tres nutridas comisiones. La mayoría de las integrantes procedía en gran parte de la CABA, y muchas otras del conurbano y de zonas más alejadas y vulnerabilizadas, como la puna jujeña y la Mesopotamia. A medida que la confianza entre las compañeras se iba afianzando, comenzaron a escucharse situaciones de abuso sexual familiar temprano tanto como maltratos diversos y sus consecuencias actuales inhibitorias en la vida amorosa de estas compañeras. Se planteó la pregunta qué significa enamorarse hoy, qué quiere decir “entrega incondicional” al amor, la lucha entre amor y “obsesión”. Se propuso pensar al amor como una construcción diaria, y se planteó el interrogante por el amor como algo duradero, efímero o nómade. Se habló del amor libre, del “poliamor” como contraste a esa faceta en que quedamos subjetivadas en el imaginario de que el caudal de entrega amorosa tendría un límite cuantitativo, por lo tanto, si depositamos libido en una parte , el estudio o el trabajo, por ejemplo, no habría resto para otro/s….

Se interpeló el imaginario social de la maternidad como disposición “incondicional” a los hijos y la familia, y a quedar invisibilizados nuestros derechos básicos a ser reconocidas como personas con necesidad de consideración y reciprocidad amorosa, cuando compañeras relataban vivencias de que estando enfermas y con urgente necesidad de reposo, los hijos y marido reclamaban regularidad en el cumplimiento de las tareas domésticas.

Se realizó entonces un elogio de la NO incondicionalidad como antídoto al abuso en las relaciones afectivas y a la toma de conciencia de que “somos cuando decimos NO”.
Se registra que hay situaciones de vulnerabilidad extrema de mujeres que quedan abandonadas de todo amparo y mantienen familias numerosas. Se plantea la importancia de poder estar solas con nosotras mismas, escuchándonos, conociéndonos y la urgente necesidad de construir una asidua pareja amorosa con nosotras mismas antes que una pareja con otro/a/s… Y enfocar particular relevancia a – aún cuando nunca nos lo hubieran enseñado – construir prácticas de “demora” para pensar en nosotras y al registro de las sensaciones del propio cuerpo.
Se planteó que el capitalismo nos modula en un atroz individualismo que nos induce a que el amor sea fundamentalmente experimentado de dos en dos y al imaginario social de que, si una mujer no tiene “la posesión” de una pareja, que a su vez “la” posea, fracasaría en su proyecto vital, perdiéndose de vista que el armado de proyectos amorosos y colectivos que trasciendan lo individual – no lo singular – pondría en figurillas a un sistema que sigue planteando al “amor” como mercancía y territorio de propiedad a colonizar, que a su vez nos colonice.

 

* Taller Mujer, ciencia y tecnología, nuestras compañeras volcaron allí la gran lucha de los becarios UBA y de JCP. Señalaron la importancia de enfrentar la precarización laboral que desde hace años atraviesan los becarios investigadores, especialmente las mujeres que, al carecer de las condiciones laborales mínimas, son las más rezagadas. También se señaló la discriminación que sufrimos las mujeres en el ámbito de la ciencia, a la hora de acceder a cargos jerárquicos. En la comisión hubo consenso en repudiar el ajuste en ciencia y técnica y en la necesidad de salir a la calle a enfrentarlo. Luego se discutió acerca del rol social de la ciencia, donde nuestras compañeras plantearon que la misma puede ser una herramienta al servicio de una transformación social progresiva, a favor de  los trabajadores, o una herramienta nociva para los intereses de las mayorías laboriosas, si se encuentra como en la actualidad fundamentalmente en manos de corporaciones como Monsanto, responsables de la depredación ambiental y la propagación de enfermedades.

 

* Taller Mujeres y universidad, en este taller se dio un debate acerca de los protocolos contra la violencia de género en las universidades. Se acordó que no basta con la existencia de los mismos, sino que es necesaria la organización y la lucha para garantizar su implementación. En este sentido, nuestras compañeras plantearon que los casos de Dante Palma, en Filosofía y Letras; Mastrogiovanni en el Pellegrini y la violación sufrida por una compañera en la Facultad de Ciencias Sociales por un compañero de su agrupación (Megafón), demostraron que la implementación de los protocolos no puede depender de las gestiones universitarias que actúan discrecionalmente y repitiendo toda la serie de violencias que se producen contra las mujeres en estos casos. Frente a las críticas que surgieron hacia los contenidos de género que transmiten los docentes en todos los niveles educativos, nuestras compañeras plantearon la necesidad de separar a la Iglesia del Estado, dado que esta institución supervisa y veta los contenidos que se oponen a su modelo oscurantista y patriarcal de familia; plantearon también la necesidad de contar con condiciones adecuadas de trabajo que contemplen entre otras cuestiones la formación en actividad y salarios que garanticen la canasta familiar para salir de la dinámica del “docente taxi”, y en el caso puntual de la UBA, la implementación del Convenio Colectivo de Trabajo. Luego frente al debate de reforma de la Ley de Educación Superior, que sigue vigente desde el gobierno de Menem, nuestras compañeras defendieron su derogación, dado que abrió la puerta a la Coneau y al proceso creciente de privatización del sistema universitario de la mano de los recursos propios. También denunciaron el nuevo presupuesto ajustador 2017, planteando la necesidad de la triplicación del presupuesto educativo y de avanzar en la democratización, reconociendo la ciudadanía del CBC, incrementando la representación estudiantil en el cogobierno e incorporando a los no docentes. Finalmente frente al planteo de reclamar una paridad de género en los cargos de gestión como forma de avanzar en la igualdad entre hombres y mujeres, nuestras compañeras plantearon que el problema radica en los intereses sociales y en la orientación política que se defienden, citando el caso Dante Palma, donde una decana, especialista incluso en problemáticas de género, privilegió la pertenencia a un mismo espacio político con el docente denunciado, que la aplicación del protocolo para preservar a las denunciantes.

 

Taller de Mujeres y trabajo, allí se expresaron tanto los reclamos como las luchas frente a la precarización laboral que sufrimos el conjunto del pueblo y en particular las mujeres. Se debatió sobre las formas de organización que tenemos  las mujeres al ingresar al mundo asalariado. Muchas de las participantes eran parte de las miles de despedidas producto de la política de ajuste que viene aplicando el gobierno de Macri.

 

* Taller Mujer y medio ambiente se llenó antes de la hora de inicio y hubo que abrir varios más en la escuela. Muchas compañeras asistían por primera vez al ENM, o era la primera vez que elegían este taller, lo que indica que la temática preocupa cada vez más a las mujeres. Se denunciaron los efectos del extractivismo, en sus diversas vertientes, sobre nuestros bienes comunes: el agua, la cordillera, los bosques y el suelo. Hubo acuerdo en que nuestro país es una gran zona de sacrificio, y en que el sistema capitalista afecta nuestros cuerpos y nuestros territorios, por eso se denunció la megaminería metalífera a cielo abierto, el uso masivo de agrotóxicos y la explotación de hidrocarburos mediante fractura hidráulica.

Hubo un amplio consenso en rechazar la modificación de la ley se semillas que hecha a medida de  las multinacionales monopólicas (sobre todo a Monsanto) que con la excusa de las modificaciones genéticas que introducen pretenden patentarlas para apropiarse de las semillas, lo cual pondría en riesgo nuestra ya escasa soberanía alimentaria.
También hubo consenso en el derecho de los campesinos y los pueblos originarios a la tierra. Se adhirió a las consignas ‘Paren de fumigar’ y en el ‘No al proyecto de ley Coll Areco en la provincia de Buenos Aires.

En las zonas urbanas las problemáticas que se discutieron fueron el enterramiento indiscriminado de residuos sólidos sin tratar, que produce contaminación del aire, el suelo y las napas de agua. Y la especulación inmobiliaria que empeora las condiciones de vida en las grandes ciudades porque es cada vez más difícil acceder a una vivienda digna, y a la vez disminuyen los espacios verdes gratuitos y accesibles para todxs.
También se discutieron algunas propuestas: Que el acceso universal a la energía (que esté disponible y que se la pueda pagar) sea considerado un derecho humano; la necesidad de una educación ambiental participativa y crítica; la necesidad de estudios epidemiológicos en las zonas afectadas por uso de agrotóxicos, megaminería, etc.
Aunque no era el tema específico del taller hubo acuerdo en incluir en las conclusiones del taller el derecho de las mujeres a acceder al aborto legal, seguro y gratuito. Asimismo hubo acuerdo en exigir la libertad de Milagro Sala y de todos los presxs por luchar.

 

* Taller Mujeres en situación de prostitución. El debate giro en torno a la responsabilidad política del estado en la prostitución y trata de mujeres en Argentina. Algunos sectores feministas sostenían que los hombres “prostituyentes” son igualmente responsables y deben ser condenados, nuestra denuncia se centró en el Estado y en la denuncia a un régimen de explotación donde las personas somos cosificadas, señalamos que la lucha no es de  sexo contra sexo, sino contra el régimen de explotación de una clase por otra. En el documento final se denunciaron a los gobiernos nacional y provinciales como responsables de este flagelo.
Por otro lado estuvo presente el debate con Ammar. En paralelo a nuestra comisión se desarrollaban en otros colegios comisiones de Mujer y trabajo sexual” copadas por Ammar y los lobbys pro reglamentación de la prostitución. Rechazamos que la prostitución sea un trabajo, es la forma más cruel de explotación y opresión de la mujer, la reglamentación apunta a legitimar esa violencia contra las mujeres. En términos generales la Comisión se pronunció a favor de todos nuestros planteos.

 

* Taller Mujeres y Educación, en este taller se debatió sobre el “Operativo Aprender 2016”, que pretende culpabilizar a los/as docentes de las problemáticas educativas de nuestro país, a la vez que busca elaborar un ranking de escuelas y establecer el salario por mérito.

 

* Taller Mujer y Hábitat, allí se denunció la inmensa cantidad de mujeres y niños que sufren la emergencia habitacional, crecen las ocupaciones ante la imposibilidad de poder acceder a una vivienda, mientras crecen los negociados inmobiliarios, los barrios cerrados y hay una gran cantidad de viviendas vacías. Se contaron experiencias de lucha como la de la urbanización de la Villa 20 y por el acceso a la tierra en Malagueño (Córdoba).

 

70.000 manifestantes por los derechos de las mujeres

 

El domingo, luego de finalizar el debate en los talleres y redactar las conclusiones, participamos con la bandera de AGD y junto a otros sindicatos docentes (Ademys, Sutebas multicolor, Adunlu, Adu San Luis, Conadu Histórica, etc) de la masiva movilización, en la que se calcula que participaron 70000 personas, y que fue reprimida por el gobierno de “socialista” de Lifschitz al pasar por la Catedral.

 

La próxima sede

Finalmente el día lunes, cuando se decide por aclamación la sede del próximo Encuentro, la Comisión Organizadora no dispuso sonido, con lo cual, en un espacio abierto, bajo la lluvia y ante miles de Mujeres fue imposible escuchar la fundamentación de las sedes propuestas: San Luis, Chaco y Ciudad de  Buenos Aires. Sin embargo era claro el pronunciamiento de la mayoría por Buenos Aires. Nuestra delegación apoyó también esta moción entendiendo que, no sólo en la Capital Federal  se garantiza la infraestructura para albergar un encuentro que promete ser más masivo aún, sino que  ante el incremento de los femicidios, la continuidad de la ilegalidad del aborto y de la sumatoria de agravios que sufrimos las mujeres, es necesario llevar nuestro reclamos al centro del poder político para exigir el cumplimiento de nuestras demandas. La Comisión Organizadora luego de no poner sonido, informó que la próxima sede sería Chaco, desoyendo la decisión de la mayoría. Esperamos que desistan de su maniobra y tengamos un gran Encuentro Nacional de Mujeres todas juntas el año que viene en la sede del poder político, la Ciudad de Buenos Aires.