domingo 19 de noviembre de 2017

Un “Convenio Colectivo de Trabajo” que omite derechos ya conquistados

El 1° de julio de 2015 se firmó el Decreto Presidencial que homologó el CCT de docentes universitarios de todo el país, que fue suscripto por la CONADU Histórica junto a otros gremios, el Ministerio de Trabajo y la Presidente de la Nación. A los pocos días, la UBA en soledad con ADUBA, aprobó la […]

El 1° de julio de 2015 se firmó el Decreto Presidencial que homologó el CCT de docentes universitarios de todo el país, que fue suscripto por la CONADU Histórica junto a otros gremios, el Ministerio de Trabajo y la Presidente de la Nación. A los pocos días, la UBA en soledad con ADUBA, aprobó la firma de un acuerdo que contempla solo en parte el CCT nacional y que solo tiene alcance para aquellos docentes que trabajan en las facultades.

Desde hace años, los preuniversitarios de la UBA venimos realizando un recorrido en pos de alcanzar mayores derechos y por la democratización de los colegios. Consideramos un punto de referencia el año 2007, cuando pudimos acordar un Acta Compromiso que fue firmada por el Rector de la UBA , autoridades de los colegios, gremios, estudiantes, graduados y no docentes. En esa acta quedaron plasmados, entre otros puntos, la conformación de órganos colegiados (el actual CER) y de los Consejos de Convivencia, la titularización de los docentes y la creación de la Carrera docente.

El miércoles 1º de noviembre de 2017 las representaciones sindicales de ADUBA y de UTE-CTERA firmaron un Convenio Colectivo de Trabajo para los preuniversitarios de la UBA.

La AGD UBA no lo firmó ya que no fueron contemplados los acuerdos alcanzados en el Acta Compromiso de 2007 -producto del proceso de democratización de los preuniversitarios-, y se dejaron de lado aspectos importantes que figuran en el CCT nacional de 2015.

¿Cómo funcionó la Mesa Paritaria ?

Desde la firma del Acta Compromiso de 2007, las autoridades de la UBA y las representaciones gremiales nos reuníamos en una misma mesa para resolver las distintas problemáticas que surgían en los colegios preuniversitarios, entre ellas, la Carrera docente y la estabilidad laboral, temas prioritarios. En los últimos años, a partir de la creación de la Secretaría de Escuelas Medias de la UBA , esta dinámica de trabajo fue abandonada y, en su reemplazo, se implantó la modalidad de reuniones con cada gremio por separado, metodología que no abonaba la participación democrática alcanzada previamente.

Así fue como entre el Rectorado y los gremios firmantes del CCT se hicieron acuerdos a espaldas de los docentes. Y lo afirmamos categóricamente pues durante el proceso no han difundido los acuerdos a los que iban arribando.

En las reuniones que AGD-CNBA mantuvo con el Secretario de Escuelas Medias, siempre se planteó la necesidad de crear una mesa de trabajo real para la elaboración del CCT, donde todas las partes estuvieran presentes. Este reclamo, al que no se sumaron los otros gremios, fue postergado y finalmente desoído por las autoridades.

Como les consta a los colegas docentes, desde AGD-CNBA difundimos el último borrador del CCT apenas lo recibimos, pocos días antes de la firma. En la redacción de ese borrador ya figuraban los nombres de los gremios que acordaron y que se disponían a estampar su firma, sin haber comunicado ni consultado a las bases docentes el contenido de ese CCT.

Carrera docente

El CCT nacional firmado en 2015 garantiza la estabilidad laboral de los docentes y se pronuncia expresamente al igual que el Acta Compromiso de 2007 por la Carrera docente. En el CCT para preuniversitarios de la UBA , en cambio, no aparece la “carrera docente”, sino un dudoso “régimen docente” que abre más interrogantes que certezas. Además, a pesar de que el CCT nacional debería constituir un “piso” de derechos al momento de armar un CCT para los preuniversitarios de la UBA , los firmantes lo consideraron un “techo”. Esto significa que quedan en una zona gris algunos puntos acordados en el acta de 2007, abriendo el camino a la precariedad laboral. Indudablemente, era posible conseguir un CCT más ajustado a la realidad de los docentes preuniversitarios.

 

Estabilidad laboral

Como ejemplo de lo mencionado en el punto anterior, señalamos que el CCT que se acaba de firmar solo garantiza la estabilidad a los docentes que hayan ingresado por concurso. Es claro que los interinos quedan marginados respecto de gran cantidad de derechos laborales –lo cual ya tuvo su “eco” en la carta 41 del Rector del CNBA- y aparecen ignorados los docentes que obtuvieron su regularidad mediante la titularización, de modo que se ignora, a su vez, el Acta Compromiso de 2007. Por otra parte, este reciente CCT está moldeado a la medida de las universidades donde los docentes acceden por “cargo” y no “por horas”. En este sentido, no menciona nada respecto del incremento y acumulación de horas por parte de un docente, problemática que ha traído más de un conflicto en los colegios preuniversitarios.

Elección de Jefes de Departamento

Otro punto que resulta ilustrativo respecto de cómo este CCT socava el proceso de democratización de los colegios preuniversitarios se relaciona con los jefes de departamento. En virtud de la arbitrariedad en la elección de estos cargos y de que muchos colegas se sentían disconformes con el accionar de sus jefes, hace algunos años se logró la conquista de que al cargo de Jefe de Departamento se accede por elección directa de todos los docentes de cada departamento. El art. 10 del reciente CCT, que trata sobre los cargos que no pasan por concurso sino que son de elección directa, no hace referencia a los jefes de departamento ni a su elección democrática.

 

Incentivo docente y CCT

El FONID constituye una suma fija, de acuerdo con las horas cátedras o el cargo que se tenga. La UBA paga el FONID cada tres, cuatro meses o más, cuando debería pagarlo mes a mes. No cobrar el FONID en tiempo y forma implica recibir, cada mes que no se cobra, un 10% menos de nuestro salario mensual.

Los fondos para el pago debe enviarlos el Ministerio de Educación de la Nación , este año la UBA adelantó el pago de algunas cuotas retrasadas, ante los reiterados reclamos y la proximidad de las elecciones de agosto. Pero al día de la fecha, persiste el no pago completo de nuestros salarios.

En el CCT para los preuniversitarios debería haberse incluido el concepto del pago mensual del Incentivo docente. No obstante, los sindicatos firmantes dejaron de lado esta reivindicación.

Licencia anual ordinaria

En el Art. 45 del CCT de los preuniversitarios que acaba de firmarse se aplica una escala de antigüedad diferenciada: 30 días corridos para quienes tengan hasta 15 años de antigüedad en la docencia y 45 días corridos para los que superen los 15 años de antigüedad docente. De esta forma, algunos docentes podrían ser convocados por las autoridades a partir del 1º de febrero.

En el Estatuto Docente de CABA, cuando se hace referencia a esta licencia, se aclara que “el término de la licencia será de 30 días hábiles” para todos los docentes sin diferenciar la antigüedad.

Dado que el CCT Nacional es un “piso” para la discusión, el punto relativo a la licencia anual ordinaria debería haberse formulado teniendo en cuenta los derechos adquiridos antes de la firma, en virtud del “principio de progresividad” consagrado en la Constitución Nacional , por el cual ninguna normativa puede establecer una disminución en los derechos de los trabajadores.

En consecuencia, el Convenio negociado disminuye el descanso anual obligatorio respecto de lo que ha sido una práctica administrativa uniforme, con rango de costumbre jurídica.

El CCT es para todos los Preuniversitarios, no solo para el CNBA

Un CCT que no tiene en cuenta a todos los gremios para su construcción, que limita, omite o ignora derechos ya conquistados, y que no contempla los puntos pendientes de una lucha que llevamos desde hace ya 10 años, no es un convenio que se funde en los principios de democratización e igualdad que queremos para todos los docentes de los colegios preuniversitarios. Es un convenio que allanará el camino a la precarización laboral, y nos obligará a reemprender reclamos que creíamos zanjados.

Debemos tener en cuenta que este CCT no solo atañe al CNBA sino, además, al Pellegrini y a las nuevas escuelas Técnica y Agropecuaria también dependientes de la UBA. Respecto de estos últimos establecimientos, sus plantas están integradas completamente por docentes interinos, categoría que queda desamparada con este CCT.

Por todo lo expuesto, el CCT Nacional y el Acta Compromiso de 2007 firmada con la UBA seguirán siendo nuestra referencia hacia una verdadera democratización de los colegios preuniversitarios y hacia la conquista de nuestros derechos como trabajadores.

AGD-CNBA

Colegio Nacional de Buenos Aires

Asociación Gremial Docente de la UBA en CONADU HISTÓRICA