viernes 29 de julio de 2016

A 50 AÑOS DE LA NOCHE DE LOS BASTONES LARGOS

A 50 AÑOS DE LA NOCHE DE LOS BASTONES LARGOS   La noche de los bastones largos –aquella brutal represión que se descargó contra docentes y estudiantes que repudiarban la intervención del dictador Onganía, forma parte de uno de los momentos más dolorosos y de mayor retroceso de la historia del movimiento universitario. Allí se […]

A 50 AÑOS DE LA NOCHE DE LOS BASTONES LARGOS
 
La noche de los bastones largos –aquella brutal represión que se descargó contra docentes y estudiantes que repudiarban la intervención del dictador Onganía, forma parte de uno de los momentos más dolorosos y de mayor retroceso de la historia del movimiento universitario. Allí se intentó sellar un modelo de universidad disciplinada a los palazos, con clausuras y caída vertical de la matrícula, el crecimiento de las universidades privadas habilitadas por el frondicismo, completamente oscurantista.
 
A 50 años de aquella dictadura que iba a ser barrida poco después por la unión de estudiantes y obreros en Resistencia, en Rosario, en Tucumán y en Córdoba, no se trata solo de conmemorar el aniversario sino de denunciar aquellas políticas que han pretendido, desde entonces hasta hoy –pasando por su profundización bajo el gobierno de Isabel Perón e Ivanisevich, la dictadura del 76, la “normalizacion” de los 80 y la LES hasta hoy vigente-, hacer de la universidad un lugar gobernado por camarillas enquistadas en estatutos antidemocráticos y restrictivos, cada vez menos pública y atada a los grandes intereses de las corporaciones y el capital financiero, contraria en definitiva a las necesidades de estudiantes, docentes, no docentes y el pueblo.
 
Aquella noche fue también la que recoge las mejores tradiciones de la reforma, de la resistencia a las intervenciones y el repudio a ser cómplices del poder, de la lucha por una universidad pública, gratuita, por una investigación y un modelo científico tecnológico al servicio de nuestro pueblo.
 
El movimiento docente, estudiantil y no docente tiene el compromiso de seguir levantando eso que es más que una bandera. Es el sentido de nuestra lucha presente.
 
Por una universidad sobre nuevas bases
Abajo la LES que es la coronación del decreto 16.912 de Onganía y Krieger Vasena.
Triplicación del presupuesto universitario para poner la ciencia la investigación al servicio de la mayoría popular.
Democratización: 50 años después exigimos claustro único docente, representación no docente y mayor representación estudiantil.
Estabilidad de los docentes para garantizar la docencia y la investigación. Vigencia de del CCT nacional
Salario igual a la canasta familiar.
AGD UBA en CONADU HISTÓRICA
Bastones largos