memoria y balance 2018-2019

Estados Contables ejercicio 01/07/2018 al 30/06/2019

Ver online:

https://issuu.com/agduba/docs/estados_contables_20182019

Descargar:

http://agduba.org.ar/wp-content/uploads/estados-contables-20182019.pdf

MEMORIA DE LA AGD-UBA 2018/2019

Aprobada por la Mesa Ejecutiva de AGD UBA que se presentará en la Asamblea ordinaria del 29 de octubre de 2019

La presente Memoria y el Balance fueron debatidos en la reunión de Mesa Ejecutiva del día 21/10/19 con la presencia de Ileana Celotto, Gabriel Delisio, Antonio Rosselló, Ariel Slipak, Cristian Henkel, Fabiola Ferro, Tamara Perelmuter y Javier Palma. Fueron aprobados con 7 votos a favor y 1 abstención de la compañera Tamara Perelmuter, quien la justificó al no tener al momento posición por parte de la minoría a quien representa. Cabe aclarar que en la reunión de Mesa Ejecutiva anterior, de común acuerdo entre todos los participantes (integrantes de la minoría y mayoría), se acordó el día y horario para discutir la memoria y balance.

En breve reemplazaremos este texto por otro escrito en lenguaje inclusivo, por decisión de la Mesa Ejecutiva.

Más allá de la gran cantidad y diversidad de las acciones y actividades desarrolladas por AGD UBA en el período correspondiente a la actual memoria (Julio 2018- Junio 2019) la columna vertebral que la recorre es la organización y la lucha contra el ajuste del gobierno de Macri y del FMI, nuestra patronal, y sus gerentes, el CIN y los rectorados. Un ajuste que no sólo se desató sobre la docencia universitaria sino que se descargó y descarga sobre la totalidad de la clase obrera atacando al salario, los puestos de trabajo, las condiciones laborales a través de la destrucción de convenios colectivos de trabajo, la salud y la educación. En estas ofensivas el gobierno no estuvo sólo, fue acompañado por el conjunto de los gobernadores, de Jujuy a Tierra del Fuego. Un ajuste que implicó una brutal devaluación de la moneda, imparable inflación acompañada por aumentos siderales en los servicios y tarifas, todo un plan de guerra que pudo pasar e instalarse porque contó con la colaboración de las centrales sindicales y sus sindicatos adeptos que a través de la contención de las luchas, su aislamiento o entrega – como vivimos en carne propia con la firma de la paritaria 2018 por parte de las burocracias sindicales universitarias-.Asimismo, dimos un gran debate entre compañeres sobre la posición, muy extendida, de derrotar al gobierno y su ajuste en las urnas. Y lo hicimos a través de la lucha activa: desde AGD UBA planteamos la necesidad de un paro de 36 horas y un plan de lucha nacional para enfrentar este ajuste comandado por el FMI y para no ser los trabajadores los que paguemos esta crisis. Este reclamo, al igual que el no pago de la deuda externa y la ruptura con el fondo fueron resueltos por la mesa y ratificado en asambleas.

En este período no fuimos sólo los docentes universitarios que salimos a pelearla. Peleamos hasta el final por nuestros propios reclamos impulsando un plan de lucha nacional de docentes universitarios pero también entendiendo, sin restar importancia a las batallas parciales por sector, que la única forma de quebrar el plan de guerra del gobierno, los gobernadores y el FMI era poniendo en pie al conjunto de los trabajadores y para eso la necesidad de superar la tregua de las centrales y federaciones. Varios otros sectores, con más o menos fuerza, con más o menos peso en la economía, salieron también a defender lo suyo. AGD acompañó todos los conflictos, en la comprensión de la necesidad de un frente único de todos los trabajadores para enfrentar este ataque. Lo hicimos con nuestras propias banderas pero también nucleándonos con quienes, como nosotros entendían que no había que esperar, que cada lucha que no se daba era un escalón más de retroceso. Como parte del Plenario del Sindicalismo Combativo participamos en todas las convocatorias centrales con el reclamo de paro activo de 36 hs como primer paso para enfrentar el ajuste y con un programa que parte de la defensa del salario, las jubilaciones y los puestos de trabajo pero que también propone una salida soberana, la nacionalización de la banca, del comercio exterior y de los recursos estratégicos, frente a la política semicolonial de este gobierno.

En ese contexto es que AGD desarrolló tanto la lucha por el salario y el CCT de docentes universitarios y preuniversitarios, como parte de la defensa de la universidad estatal pública y gratuita, desde el primer día de este periodo al último, dando continuidad a la línea rectora y fundacional de nuestro sindicato como clasista e independiente de las autoridades ministeriales y otros estamentos estatales, universitarias y de los gobiernos patronales. Con estas banderas desarrollamos el más amplio frente único con estudiantes, las federaciones y asociaciones dispuestas a luchar y compañeros no docentes antiburocráticos. Realizamos asambleas y distintas reuniones convocando a agremiados y no agremiados, clases públicas y radios abiertas, paros y movilizaciones, sacamos boletines y afiches, cientos de flyers con las distintas convocatorias en redes y en papel, difundiendo las distintas iniciativas y acciones de AGD UBA, de sus comisiones internas y de nuestra federación, la Conadu Histórica. Fuimos con nuestros reclamos al Consejo Superior de la UBA y a los consejos directivos, al Ministerio de Educación y al Congreso.

En el segundo semestre del 2018 fuimos motor del mayor plan de lucha universitario desde el 2005, que tuvo su apogeo en una masiva marcha unitaria en CABA a Plaza de Mayo, logrando llevar el reclamo al centro del poder político, acompañados por el conjunto de la comunidad universitaria, luego de una batalla que dimos con las conducciones de otras federaciones. Y no sólo fue acertado, sino que además desenmascaró el verso macrista sobre la “calidad educativa” y colaboró en deteriorar la imagen de Macri en el preciso momento en que negociaba el segundo acuerdo con el FMI. La masividad se repitió en distintas ciudades de nuestro país, movilizando un total de 600.000 personas. Y fue acompañada por amplios sectores de la sociedad, en una nueva muestra del valor que tiene para el pueblo argentino la educación estatal, pública y gratuita.

En el segundo semestre del 2018 pusimos en pie el mayor plan de lucha desde el 2005 que tuvo su apogeo en una masiva marcha en CABA precedida por otras masivas marchas en otros puntos del interior. Como dijimos en su momento en nuestros comunicados, a partir de nuestros legítimos reclamos y de nuestro consecuente plan de lucha, se levantó una verdadera rebelión educativa. Logró despertar al movimiento estudiantil que se sumó con sus propios reclamos y contó con el apoyo de amplísimos sectores de la comunidad como lo demostraron las marchas en capital y las provincias.

Nuestro plan de lucha (2018), y vale la pena resaltarlo de nuevo, el más importante en 13 años, fue entregado por parte de Conadu (Feduba) Fedun (Aduba) Ctera (UTE) UDA y Fagdut que decidieron firmar, estando aún caliente la movilización de miles y miles de docentes acompañada por el conjunto de la población. Sólo la Conadu Histórica, en base a la decisión de su Congreso rechazó avalar con su firma una paritaria que golpeaba brutalmente el salario y que, además, y quizás fundamentalmente, estaba en sintonía con uno de los objetivos centrales ordenados por el FMI a Macri: destrozar los salarios de convenios. Luego de 13 años, del triunfo de la gran huelga del 2005, nuestro salario volvió a tener, como el resto de la docencia nacional y provincial del país, sumas en negro y en gris. Un golpe a las jubilaciones, las obras sociales, a los docentes que cobran zona de riesgo y/o plus por títulos. Más una pérdida salarial de aproximadamente 11 puntos, que en febrero-marzo 2019, los mismos firmante avalaron a el ministerio. Para los docentes ad honorem nada. Para las obras sociales tampoco.

Con esa comprensión y aprendizaje es que encaramos desde la Conadu Histórica la paritaria 2019. Tal es así que desde la primera reunión los funcionarios del gobierno supieron que la Conadu Histórica no avalaría con su firma ninguna nueva suma gris o negra. Con esa fortaleza y luego de desarrollar un nuevo plan de lucha cerramos una paritaria que tendrá el logro de poder llegar, en distintas etapas, al mes de diciembre2019 nuevamente con el total del salario en blanco, volviendo a ser el único sector de la docencia que tiene el blanqueo de todo su salario. También conquistamos, y luego de años y años de lucha, nuevos puestos de trabajo para contratados y ad honorem equivalentes a 100 millones para todo el país, quedando efectivo el presupuesto para 875 rentas para la UBA. Sin embargo no pudimos quebrar ni el porcentaje total de aumento ni la política de cuotas con que se cerraron todas las paritarias del año. Frente al alza inflacionaria solicitamos cláusula gatillo mensual que fue negada logrando solamente dos cláusulas gatillo, setiembre2019 y febrero2020, otra cosa que nos diferencia del resto de los acuerdos paritarios y que nos permitirá en esas dos fechas llegar a igualar a la inflación, luego de haber financiado las diferencias en cada mes. Será fundamental mantener la movilización y nuestra organización como federación para garantizar el cumplimiento de todo lo pactado.

En esta introducción vale reafirmar que todo lo actuado en el año que comprende esta memoria ha llevado a fortalecer a nuestro sindicato en la construcción de la AGD UBA como herramienta de lucha, independiente de los funcionarios de gobierno, los decanatos y el rectorado, organizándose en las distintas unidades académicas, en base a las consultas y asambleas resolutivas, interviniendo centralmente en todos los temas que competen al trabajo docente pero también integrando como en estos 20 años de construcción clasista, la lucha por los derechos humanos, por los de la mujer trabajadora, en solidaridad con el conjunto de los trabajadores en función de apostar a la transformación social. En los apartados que siguen se desarrollan todas nuestras intervenciones, en los planes de luchas nacionales, por el aborto legal, para terminar con los femicidios y travesticidios, los apoyos a las distintas luchas, nuestra participación en todo lo relacionado a los derechos humanos y contra todo tipo de represión, por la defensa de nuestra salud. También los buenos momentos que nos hemos otorgado como nuestra fiesta de fin de año, el festejo del día del niñe, la entrega de los kits escolares, los cursos de capacitación y los servicios de turismo y recreación. Todo resuelto por los órganos de AGD y las 17 asambleas realizadas en el período (10 en el primer semestre y 7 en el segundo). Desde la mesa ejecutiva felicitamos a todos los afiliados por este extenso trabajo en común.

La lucha por el salario

El gobierno apostó al desgaste en un conflicto prolongado. Así en agosto, fecha de inicio del segundo semestre, llegamos con un masivo malestar entre les docentes ante la falta de respuestas. Comenzamos el segundo semestre luego de 19 días de paro, dos marchas nacionales y múltiples actividades en todo el país durante el primer cuatrimestre. Fue el plan de lucha de Conadu Histórica, al que sólo en algunas pocas oportunidades se sumaron las otras federaciones que se negaron a plantear la huelga general universitaria por el salario y el presupuesto.

El hartazgo frente a los paros aislados, la bronca de la docencia universitaria y preuniversitaria por el salario congelado desde noviembre 2017, a excepción del irrisorio adelanto del 5% (resuelto unilateralmente por el gobierno), y por la falta de convocatoria a paritaria, que empezó a imponerse el no inicio del 2do cuatrimestre. Reclamábamos 30% de aumento salarial con cláusula gatillo, salario para ad honorem y la devolución de 4mil millones no devengados del presupuesto para las universidades nacionales.

El no inicio fue resuelto por un congreso de nuestra federación el 6/8. AGD lo había definido en asamblea general, avalado también por una consulta. Desde ese día con asambleas generales y por unidad académica, consultas nacionales, carta abierta a los estudiantes, una comisión del no inicio, conferencias, actos, cortes, aplausazos y pañuelazos, abrazos a facultades y marcha de antorchas desde el Colegio Nacional Buenos Aires a Pizzurno, concentraciones frente al ministerio y al Congreso junto a una Feria de Ciencias montada por Jóvenes Científicos Precarizados en el marco de una audiencia en defensa de la Universidad y la Ciencia, radios abiertas,

Fuimos gestando una verdadera rebelión educativa que abarcó también la explosión de lucha del movimiento estudiantil que ocupó facultades en apoyo a los reclamos docentes y en defensa de sus propias reivindicaciones. AGD copó el 24/8 la Plaza de Mayo con casi un centenar de clases públicas desde las 7 a las 19 hs. logrando romper el cerco mediático. En el interior se generaron puebladas, inmensas movilizaciones, se ocuparon facultades y rectorados, demostrando que estábamos poniendo de pie una lucha nacional como no se veía desde el 2005, en 33 universidades y más del doble de colegios preuniversitarios

En la cuarta semana de huelga y en el pico de la movilización la dirección de Conadu/Feduba se baja del no inicio y con Aduba y Fagdut llaman a paros aislados. Fue el anticipo de la entrega que sufrimos unos días después. Sin embargo algunas asociaciones de base de la Conadu mantienen el no inicio junto a la Conadu Histórica. Finalmente el 30/8 se realizó la movilización más grande que recordemos, tanto en CABA con 350 mil personas llegando a Plaza de Mayo bajo una lluvia torrencial, como en el resto del país, movilizando un total de 600 mil personas.

En la quinta semana de huelga estábamos en un conflicto al rojo vivo y en el que volcaron la contención de las centrales para apagar el fuego de la rebelión. Y a horas de la marcha se profundizó el operativo levantamiento tratando de instalar el “rompimos el techo” al lograr que la nueva oferta del gobierno superara las ofertas miserables que venía haciendo.

En la sexta semana aparece la propuesta del gobierno que es aceptada por el resto de las federaciones y rechazada tanto en la asamblea de AGD, y en un pronunciamiento de rechazo con 800 firmas, como en el congreso de Conadu Histórica. Firman un acta de la infamia porque, luego de 13 años, se vuelven a incorporar sumas fijas, en negro y gris y con un aumento salarial muy por debajo del solicitado y sin cláusulas gatillo. Un ataque al básico y a las jubilaciones, a las obras sociales y a nuestros bolsillos, un acta en total acuerdo con el modelo del FMI. Un abandono además de los reclamos, más allá de lo salarial, que formaban parte de la importante unidad docente-estudiantil.

A partir de esta entrega la Conadu Histórica, a mediados de septiembre resolvió suspender el paro y continuar el plan de lucha con otras acciones. Como parte de ellas y frente al rebrote inflacionario y aumentos de servicios que sacudieron a los hogares trabajadores, desde AGD UBA lanzamos en octubre un nuevo petitorio (800 firmas) por la inmediata convocatoria a la reapertura de la Mesa de Negociación Salarial , el 19/10 un festival para terminar con el trabajo gratuito organizado por el sindicato y la comisión ad honorem de Medicina y el 24/10, con cese de actividades desde las 17 hs para garantizar la vigilia – donde realizamos una charla debate sobre el presupuesto- nos sumamos al paro nacional y concentración en el Congreso, en rechazo al presupuesto del ajuste y al pago de la deuda externa.

Junto a nuestra federación peleamos para que la docencia universitaria y preuniversitaria no fuera excluida del bono de fin de año que otorgó el gobierno nacional. Por supuesto lo hicimos denunciando que en absoluto significaba una compensación por los puntos perdidos por la paritaria a la baja que se nos impuso

El 2019 comenzó con un recrudecimiento del ajuste en todos los niveles que golpeó a la docencia universitaria y al conjunto de los trabajadores con miles de despidos y suspensiones. El acuerdo paritario 2018, además de introducir sumas no remunerativas y no bonificables, implicó, al no tener cláusulas gatillo, una reducción salarial de 9,6% (marzo 2018-marzo 2019). Frente este atraso salarial y con una inflación que no paraba de crecer, ya en febrero, el plenario de Conadu Histórica definió impulsar el no inicio de clase desde el día 6, en unidad de toda la docencia, y el 7/3. Ese fue también el mandato surgido de la primera asamblea del año de AGD UBA, el 21/2, donde resolvimos proponer a la federación convocar el 18/3, día de reunión paritaria, a sesionar frente al ministerio de educación en una carpa instalada para repudiar la exclusión de la Conadu Histórica de las reuniones paritarias convocadas para evaluar las cláusulas de revisión, exclusión que tiene como responsables al gobierno, al CIN y a las conducciones de las federaciones firmantes. También propusimos la realización de una consulta/ encuesta por el plan de acción a seguir. Con la experiencia de la lucha del año anterior, la siguiente asamblea de AGD, resolvió paro de una semana, incluido el sábado y además de reclamar el 20% de actualización 2018 y el 30% nuestro mandato puso siempre el acento en la indexación (mensual), en rentas para ad honorem y en el blanqueo de todas las sumas en negro y gris. En esa semana de paro (del 25 al 30 de marzo) y aún sin estar en actividad el conjunto de las unidades académicas realizamos clases públicas, conferencia de prensa, charlas.

Sin embargo, la respuesta de la docencia en otras universidades y en la UBA no fue la misma que en el cuatrimestre anterior. Con niveles de acatamiento muy desiguales muchos docentes, que se habían sumado con entusiasmo a la huelga 2018, planteaban si valía la pena volver a desarrollar la huelga teniendo en cuenta cómo fue entregada esa gran lucha, y su resultado.

Las otras federaciones tampoco arrancaron, sólo la Conadu y con unos pocos paros aislados. Desde AGD vimos que se preparaba el operativo “firma” nuevamente, a pesar de no haberle arrancado al gobierno ni los ad honorem ni el blanqueo. Por eso en mayo lanzamos la campaña “la paritaria no se entrega” y propusimos parar 72 hs., moción que perdimos en el Plenario de Conaduh, donde se impuso el paro de 48 hs., 16 y 17/5, con movilización de Congreso a Plaza de Mayo.

Finalmente, y frente a la mejora en la última propuesta del ministerio, la Asamblea de AGD del 23/5 resolvió mandatar a sus congresales a Conaduh apoyar de manera crítica la firma del acta paritaria y por eso elevar también una contrapropuesta consistente en reclamar clausulas gatillo mensuales y adelantar las cuotas del 16% básicamente. Se llegó a esta resolución tras un largo debate y la consideración de la importancia de la conquista de puestos de trabajo en blanco en la UBA, y lograr, aunque tardíamente y en cuotas a lo largo del año, nuevamente el blanqueo de todo nuestro salario. También se resaltó la obtención de dos cláusulas gatillo (algo inexistente en la mayoría de las paritarias), aunque se cuestionaron por ser la segunda recién en febrero 2020, fecha en que nuestro salario quedaría ajustado a la inflación. La recomposición del nomenclador preuniversitario y universitario también se señalaron como algunos de sus avances. Al día siguiente, con la presencia de más de 85 Delegadas y Delegados de 22 Asociaciones de Base, el Congreso Extraordinario de CONADU HISTÓRICA decidió aceptar la última oferta salarial del gobierno por 70 votos a favor y 15 en contra, e incorporando las consideraciones y propuestas planteadas por las Asociaciones de Base. La pérdida salarial de la paritaria 2018, que fue cerrada en febrero 2019 por sus firmantes, el CIN y el ministerio, no pudo ser revertida justamente por la aceptación de Conadu, Ctera, UDA, Fagdut y Aduba.

Uno de los logros que más se valoró en la decisión de aceptar esta paritaria fue la de obtener por primera vez, luego de la enorme lucha 2005-2007, rentas para la docencia ad honorem. Es también la primera vez que la UBA y la SPU reconocen oficialmente la existencia de docentes que trabajan gratis, sin obra social, sin ART, sin aportes jubilatorios… Esto es, una situación laboral contraria al Convenio Colectivo de Trabajo Nacional. El presupuesto asignado para esto (80 millones), está por debajo de los números reales que se necesitan para terminar con el trabajo gratuito, pero lo consideramos un gran primer paso. A partir de ese día AGD y sus distintas comisiones internas comenzaron la tarea de empadronamiento y organización de los ad honorem para garantizar el cumplimiento de este punto del acta.

La lucha contra el trabajo gratuito, que es un reclamo que forma parte del programa fundacional de nuestro gremio, tuvo dos momentos clave de organización y movilización. Por un lado, los paros y clases públicas de los docentes ad honorem de Medicina organizados por nuestra comisión interna y el centro de estudiantes , en consonancia con el masivo y extendido plan de lucha del segundo semestre de 2018 de toda la docencia. Por el otro, los procesos de organización de la docencia ad honorem, en el primer semestre del 2019, en varias unidades académicas, entre las que se destaca la comisión de Sociales que comenzó a nuclear a varias decenas de compañerxs, a desarrollar tareas de pasaje por cursos, a empadronar docentes. En uno y otro caso, estas acciones determinaron el logro de los 875 nuevos cargos con salario.

La defensa de nuestro salario siempre la entendimos como parte de la defensa de la universidad pública y de su presupuesto. Por eso también, junto a la Conaduh, formamos parte de todas las acciones contra el presupuesto del FMI, que no sólo implica ajuste en nuestras universidades sino también en la salud, en toda la educación, el desguace de la ciencia y tecnología. El 14/11 como parte de toda la federación paramos y movilizamos al Congreso planteando para repudiar el presupuesto de ajuste que condena al conjunto de los trabajadores y, en particular, a los de las universidades nacionales con la asfixia presupuestaria, una mayor precarización laboral, el incumplimiento del Convenio Colectivo de Trabajo, la paralización de las obras de infraestructura y mantenimiento, mayor limitación de insumos para los laboratorios y bibliotecas, y una depreciación de nuestros salarios que, solo en este año, sufrirán una pérdida de más de 20 puntos. Marchamos levantando No al pacto FMI, Macri y gobernadores y denunciando el acuerdo con el FMI que condena el presente de nuestro pueblo a los compromisos del pago de los intereses de una deuda impagable, ilegítima y usuraria, equivalentes a cinco veces el presupuesto de las universidades nacionales.

Pero no sólo se atacó a la educación estatal, pública y gratuita a través del presupuesto. Junto al sostenimiento de la ley de educación superior menemista, por parte de todos los gobiernos radicales, kirchneristas y del pro que le siguieron, se avanzó en la privatización y mercantilización de la educación superior y siendo herramientas para ese objetivo las reformas, reglamentaciones y decretos antieducativos. Los gobiernos no actuaron solos, contaron con la aprobación de las oposiciones parlamentarias patronales y fundamentalmente con el CIN y los Rectores, en muchos casos directos autores de las mismas. El Sistema de Reconocimiento Académico y el Sistema Nacional de Categorización de Docentes Investigadores Universitarios son claras demostraciones de esto.

El avance en la destrucción de la educación es en todos sus niveles. Por eso AGD votó y propuso la convocatoria a un plenario de sindicatos docentes dispuestos a luchar por el presupuesto y el salario y contra las reformas antieducativas.

 

La pelea en la UBA por nuestros derechos laborales, políticos y por la implementación del CCT

En la universidad donde no se aplica el CCT nacional, gracias al pacto de la burocracia de ADUBA con el Rectorado, donde funciona un Consejo Superior que aparece vallado frente a cualquier reclamo docente-no docente o estudiantil, donde los docentes del CBC y de los colegios y escuelas preuniversitarias no tienen derechos políticos, en donde no tenemos participación alguna los afiliados para controlar nuestra obra social y dónde se nos aplica un descuento compulsivo del 4.5 % para la Caja Complementaria en beneficio de UDA y SADOP, es permanente el avasallamiento a nuestros derechos. Y frente a cada uno de ellos damos pelea, logrando en varios casos frenar o eliminar el atropello.

Así lo hicimos al surgir un nuevo ataque y persecución a los docentes de matemáticas del CBC y frente al apriete a docentes por incompatibilidades. Nos sumamos al Amicus Curiae en apoyo del reclamo del profesor Marchini, del CBC –una nueva demostración de cómo los concursos también son utilizados en nuestra universidad como control de la planta docente– y exigimos ( y logramos) garantía de continuidad a toda la cátedra.

También, junto a las correspondientes comisiones internas nos levantamos contra los intentos en cada unidad académica y desde el rectorado de atacar el derecho de huelga y la libre organización de los docentes que se expresaron con intimidaciones y hasta apertura de sumarios hacia docentes de diversas facultades por haberse sumado a distintas actividades del paro docente, en Psicología e Ingeniería, por ejemplo. En el colegio Nacional Buenos Aires, AGD y el secretario general de la interna de AGD Nacional Buenos Aires se reunieron con el Rector del colegio frente a descuentos a preceptores por días de paro y posteriormente la secretaria general, frente a la amenaza de masificar esos descuentos en los colegios preuniversitarios Nacional Buenos Aires y Carlos Pellegrini, llevó esta denuncia al propio rector. Con ambas intervenciones logramos frenarlos.

El ajuste también se fue expresando en las unidades académicas de distintas formas y gravedad. El CD de Medicina resolvió una modificación del reglamento de auxiliares para excluir de la posibilidad de concursar a todo egresado que no sea de carreras de la propia facultad. Un ataque en regla a las y los docentes que se desempeñan allí, a la concepción interdisciplinaria en la investigación y la salud y un brutal retroceso para toda la universidad. Junto a AGD Medicina desde AGD Central nos sumamos a todas las acciones que se realizaron: conferencias de prensa, asambleas, mesas debates junto a amplios sectores, presentaciones en otros CD y Superior.

Ganamos la batalla del pase al nomenclador preuniversitario de las docentes de Agronomitos y El Hornero, los jardines maternales de Agro y Vete, a quienes en etapas van adecuando. Lo mismo sucedió con la renovación de las becas UBACyT ya vencidas y para que se cumpla con la igualación del estipendio al valor salarial del JTP.

Otro triunfo obtenido fue la recuperación del cargo del Dr. Juan Graña, AGD Económicas, del que había sido dejado aparte sobre la base de un concurso completamente fraudulento

También, y luego de más de un año de intervenir tanto frente a las autoridades del CBC como del Rectorado, logramos se avanzara en el pase de 2° a 1° en el CBC de un listado que se venía postergando. Sigue pendiente el pase automático de docentes, siendo un aspecto de importante seguimiento por parte de la comisión interna del CBC.

Repudiamos la subjecución presupuestaria en la Facultad de Sociales denunciada por la Interna No Docente y a la que se sumó también la AGD Sociales.

DOSUBA, ha sido siempre un gran eje de nuestra intervención en función de defender la salud de los trabajadores de la UBA. Es parte del programa de AGD la exigencia de la apertura de sus libros y de una dirección de obra social dirigida por sus afiliados elegidos democráticamente. Sin embargo en estos años su deterioro ha sido creciente, junto al aumento de coseguros y baja de prestaciones. Además de la ausencia de un control de su caja, también ayudaron al deterioro las sumas en negro de la paritaria 2018 que eliminó los aportes patronales y del trabajador, y la creciente distancia entre salarios e insumos en salud. Si bien hemos intervenido y solucionado desde la secretaría general cada una de las situaciones más tremendas que nos han llegado, eso no es ninguna solución. Por eso, no sólo nos hemos sumado a las distintas convocatorias de docentes y no docentes por Dosuba, sino que en cada una de nuestras reuniones con el rector y con funcionarios ministeriales hemos priorizado el reclamo de partidas presupuestarias para las obras sociales universitarias.

Además de continuar reclamando contra los descuentos compulsivos a la caja complementaria, seguimos denunciando el funcionamiento antidemocrático de los Consejos Superior y directivos, sin claustro único docente y en particular la ausencia de ciudadanía política para les docentes del CBC y de todas las instituciones preuniversitarias. Con este principio es que denunciamos desde AGD CBC y AGD central la maniobra de fin de año de las autoridades de la Universidad que votaron una resolución para que les profesores del CBC integren ese claustro de la facultad designada en el acto de aprobación del llamado al concurso en el que se les otorgó el cargo. Un nuevo ataque del Rectorado y el Consejo Superior al CBC y al reclamo de institucionalización –para el cual AGD tiene presentada una propuesta– y una ofensiva en regla contra el proceso de democratización universitario, particularmente en esa unidad académica. Al mismo tiempo, es un golpe a la enorme lucha que los y las docentes del CBC vienen impulsando por la regularización de las designaciones y cargos, exigiendo el cumplimiento del CCT nacional, en la medida en que deja sin representación política a más del 90% de la planta docente, constituyendo además un atropello a la lucha por el claustro único docente.

Frente a todas estas acciones en defensa del conjunto de nuestros derechos no es casual que se hayan masificado las afiliaciones compulsivas de ADUBA. A cuenta gotas de manera permanente y de manera generalizada a fines del 2018 y a principios del 2019 nuestros afiliados detectaron el descuento a favor de esta burocracia que entregó el convenio colectivo de trabajo. Además de atender a la denuncia y reclamo individual nuestra intervención fue institucional, logrando se elimine la carga del descuento de manera automática por parte de ADUBA, o sea, sin pasar por ninguna presentación al rectorado y, hasta donde sabemos la revisión de los aportes involuntarios.

Terminar con la violencia de género y la conquista del aborto legal seguro y gratuito y del conjunto de los derechos de las docentes universitarias

La AGD y todas sus comisiones internas han tenido como uno de los aspectos centrales de su intervención la defensa de los derechos laborales de las docentes y la igualdad de oportunidades. Desde una perspectiva de género vamos interviniendo, incluso con una mirada crítica hacia nuestro propio accionar en función de corregir y mejorar, tomando o intentando tomar todos los aspectos en los que o bien hay que revisar las actuaciones o bien adoptar nuevos reclamos. Abrimos un nuevo espacio: la Consejería de Género para recibir y ayudar a las compañeras que quieran hacer denuncias de casos de violencia de género. Y por primera vez llevamos una perspectiva de género a la campaña escolar del ciclo lectivo 2019.

Por eso exigimos la plena aplicación de la Educación Sexual Integral (ESI) en todos los niveles educativos, también en la educación superior, y la garantía del principio de laicidad en la enseñanza pública. A la vez que defendimos la aplicación del protocolo ILE para no tener más madres niñas.

Desde AGD Exactas, hacia fines del 2018, presentamos un proyecto al CD para que las docentes embarazadas o que hubieran parido recientemente pudieran optar por no concursar si el llamado a concurso se daba en una fecha cercana al parto o dentro de un año de haber parido. En este mismo sentido es que varias comisiones internas (Sociales, Exactas, Fadu) han intervenido para conquistar salas materno parentales o ampliación de los cupos y turnos donde ya hay para garantizar igualdad de oportunidades.

Como en otros años hemos sido uno de los pocos sindicatos activos en la defensa del aborto legal. A salón lleno realizamos una charla con la diputada Romina Del Plá, la actriz activista Jazmín Stuart, Elsa Schvartzman de la Campaña Nacional por el derecho al aborto, coordinada por Ileana Celotto. El 8A, día en que se realizaron las elecciones de la CTA A, estuvimos con nuestro gazebo, por el que pasaron cientes de afiliades, durante toda la vigilia en el Congreso mientras se desarrollaba el debate y hasta la votación. Y este 28/5 fuimos parte de la gran marea verde frente al congreso al presentarse nuevamente el proyecto IVE.

Participamos con una importantísima delegación en el encuentro de Trelew, delegación que año a año va creciendo. Si bien los gastos de alojamiento y viaje fueron pagados por el sindicato – además de la colaboración que entregó Conaduh a cada asociación- realizamos distintas actividades para difundir y juntar fondos, entre ellas una varieté.

También la lucha por el “Ni una menos” nos tuvo como protagonistas en todas las convocatorias. E impulsamos parar cuando lo dispuso el movimiento de mujeres, como pasó el 8M, un parazo y masiva movilización que volvió a colocar en las calles los reclamos de las mujeres y las disidencias, en particular el derecho al aborto, seguro y gratuito.

Enfrentamos la violencia de género puertas adentro e la UBA. Con intervenciones de nuestras comisiones internas junto a AGD Central, intervinimos en Ingeniería, Sociales y Psicología, en Medicina, donde tuvimos mucha participación a través de nuestra secretaria de Género y una compañera de AGD Medicina junto al centro de estudiantes denunciando los casos de abuso y acoso en la facultad, en Fadu donde intervenimos también con nuestra secretaria de género junto a la secretaria general de AGD Fadu frente a la posibilidad de que se tratara la designación de un docente que fuera denunciado por estudiantes por acoso, y como en otras oportunidades nos organizamos en el Pelle contra distintas nuevas expresiones de violencia sexista. Nos solidarizamos con las trabajadoras de la Jefatura de Obstetricia del Hospital de Clínicas que denunciaron violencia de género y violencia laboral.

Y, como todos los años, adherimos al día internacional del Orgullo LGTBIQ+ y a la marcha contra los travesticidios y transfemicidios.

Desde la secretaría de Género y diversidades sexuales se ha trazado un plan ambicioso pero muy necesario y urgente para generalizar entre afiliades el debate acerca de concientizar sobre lo que significa la perspectiva de género y para dotar a la AGD de un protocolo.

La lucha por las libertades democráticas y contra la represión

Dos cuestiones a las que han dirigido sus misiles tanto el gobierno nacional como los provinciales al punto que todos los aspectos represivos se han agudizado.

Desde un pronunciamiento contra la persecución a quienes eran presidentes de la Fuba, Julián Asiner y Adrián Lutvak, movilizarnos contra la represión a estatales y docentes de Chubut(7/18), repudiar la represión contra trabajadores y periodistas en la acción organizada por trabajadores de Madygraf, la solidaridad con los docentes de la provincia de Buenos Aires que atraviesan sumarios por luchar por sus derechos, el repudio a la salvaje represión desatada contra quienes manifestaban en rechazo al presupuesto, han sido parte de nuestro aparte y exigir la inmediata libertad de los dirigentes Juan Grabois, Jaquelina Flores y Rafael Klejzer, y de los trabajadores detenidos junto a ellos, exigimos el desprocesamiento y cese de criminalización de los compañeros Dimas y Arakakis, apoyamos a los docentes Juan Manuel Valentin, Claudio Wasquin y Diego Barrionuevo, injustamente perseguidos por el gobierno de Alicia Kirchner por haberse movilizado en el 2017 contra el ajuste provincial y viajamos a Caleta Olivia para asistir al comienzo del fraudulento juicio contra tres obreros petroleros. Todas han sido parte de nuestras intervenciones en la defensa de las libertades democráticas y la condena a la criminalización de la protesta social. Y estuvimos en la audiencia pública por la libertad de Daniel Ruíz.

También en nuestras universidades, avanzó la represión. Nos solidarizamos y participamos en la audiencia pública convocada por la diputada Romina Del Plá contra la persecución a estudiantes y docentes de la Universidad Nacional de Córdoba y de Río Negro, universidad dónde el rector Del Bello no sólo convocó a la gendarmería contra el movimiento de lucha sino que impuso la exoneración a las docentes Victoria y Virginia Naffa. Y desde aquí enviamos nuestra solidaridad con Ana Coviello, vocal titular de la Facultad de Filosofía y Letras de ADIUNT, quien fue atacada públicamente por defender la aplicación del CCT y los derechos laborales de los docentes de esa Facultad.

Una muestra más del giro represivo, necesario para pasar el ajuste, fue la modificación del reglamento general para el empleo de armas de fuego por parte de la policía federal (12/18). Un decreto en sintonía con la doctrina del gatillo fácil y Chocobar

Como parte del EMVyJ adherimos a cada una de sus convocatorias: a contra la baja de edad para la imputabilidad de menores y la doctrina Chocobar (2/19) y repudiamos el decreto 638 de Mauricio Macri que involucra a las FF.AA. en tareas de seguridad interior, un mayor salto represivo.

Y por supuesto, este nuevo 24 de marzo, a 43 años marchamos junto al EMVYJ denunciando que fue un genocidio, que fueron 30 mil, que están presentes ahora y siempre. Basta de impunidad. No al ajuste del gobierno de Macri, el FMI y los gobernadores cómplices.

AGD junto al movimiento obrero que enfrenta el ajuste

Participando directamente, aportando a los fondos de huelga, ayudando a la difusión de los conflictos, AGD estuvo presente en las distintas peleas en defensa del salario, los puestos de trabajo, la defensa de la salud y educación públicas.

Así lo hicimos con Télam – apoyo que quedó registrado con una hermosa foto “No a los despidos en Télam” en una asamblea- y Radio Nacional y con los despedidos de Clarín, concurriendo a cada una de sus convocatorias. Estuvimos en las distintas convocatorias del Sutna en la Secretaría de Trabajo en defensa de sus condiciones de trabajo y contra la amenaza de despidos y nos sumamos a denunciar los despidos en Pilkington. Nos sumarnos al reclamo y juntada de firmas de docentas del postítulo del Joaquín V. González. Acompañamos la lucha de los mineros y el acampe de la CTA A. frente al Congreso (9/18). Adherimos a la Marcha de la salud en Defensa de la Salud Pública (4/10) contra el ajuste en la salud, contra los despidos. El 1/3/19, en ocasión de la apertura de las sesiones en la Legislatura, convocamos a movilizarse con docentes y estudiantes contra la Unicaba, por el boleto estudiantil. En nuestras asambleas aplaudimos el triunfo de las operarias de Textilana e invitamos a los trabajadores de Agroindustria y de Interpack, aportando a sus fondos de lucha.

Dijimos que las muertes de la vicerrectora Sandra Calamano y del auxiliar Rubén Rodríguez, a causa de la explosión de una garrafa en la escuela de Moreno, no eran un accidente sino una política, la de destrucción de la educación pública, que tiene como responsables a la gobernadora Vidal, su ministro de Educación Sánchez Zinny, y el intendente de Moreno Walter Festa y los consejeros escolares, por eso nos sumamos al pedido de juicio político a Vidal. Ese 3 de agosto fuimos parte del acto que se realizó en la Casa de la Provincia de Buenos Aires y convocamos al paro medida que afectó fundamentalmente a los colegios preuniversitarios. Unos meses después repudiamos el secuestro y la tortura a la docente Corina De Bonis, del Centro de Educación Complementaria 801, también de Moreno.

Dentro de la UBA acompañamos el reclamo de los trabajadorxs no docentes de Filo por recategorizaciones, ingresos de trabajadorxs precarizados, llamados a concurso e inversión en infraestructura.

Y, como siempre, estuvimos junto al movimiento de investigadores y JCP en cada convocatoria en el Polo Científico, contra los despidos y el desguace de la ciencia y tecnología, por aumento salarial, por sus derechos como trabajadores, por las licencias por maternidad y para que se anule el límite etario para las postulaciones.

Pero no solo AGD se solidarizó con otros conflictos. Formando parte del Plenario del Sindicalismo Combativo fuimos impulsores del nucleamiento de todos los sectores dispuestos a dar pelea, del debate del programa a levantar contra los ajustadores y de la organización de actos y marchas a lo largo de todo el período. Así salimos a denunciar a los tarifazos y los despidos. Tanto en mesa ejecutiva como en las asambleas ratificamos reclamar, como parte de nuestro pliego, la ruptura con el FMI y no pago de la deuda externa y la necesidad de un Paro activo de 36 hs. en el camino de un plan de lucha nacional para quebrar el ajuste del gobierno nacional y provinciales.

Con las consignas de “No al pacto de Macri y el FMI marchamos el 12/7 contra los despidos y topes paritarios, adherimos a todas las manifestaciones que se realizaron en distintos puntos del país contra los tarifazos, participamos como parte de columnas independientes en convocatorias de todas las centrales sindicales , junto a la CH nos sumamos a la jornada de protesta y movilización de la CTA A el 12/9 y a los paros nacionales con movilización convocados por la CTA A, la CTA de los Trabajadores y la CGT el 24 y 25/9.

Al acuerdo Macri/ FMI también lo enfrentamos movilizándonos el 30/11 contra la llegada del G20 a la Argentina. Marchamos levantando las banderas de no al G20, fuera Trump y demás líderes imperialistas, fuera Bolsonaro, por el no pago de la deuda externa, no al ajuste, la entrega y la represión. Ya anteriormente, ante las elecciones en Brasil, habíamos fijado nuestro rechazo al avance del fascismo expresado en la candidatura de Bolsonaro.

En el 2019 y con el recrudecimiento del ataque del gobierno y del FMI dijimos que “esto no da para más” Con paro en los colegios preuniversitarios y cese de actividades desde las 12 marchamos con el Plenario del Sindicalismo Combativo a Plaza de Mayo para terminar con los despidos, por paritarias libres, por la anulación de los tarifazos y aumento para los jubilados, por el no pago al FMI y el desconocimiento de la deuda externa. Y nuevamente paramos y marchamos el 30/4 por nuestros reclamos y el del conjunto de los trabajadores, por un paro activo de 36 y plan de lucha nacional. Y nuevamente el 29/5, paro de la CGT, en delimitación con un nuevo paro aislado y sin movilización, nos sumamos al corte en el Puente Pueyrredón junto a otras organizaciones sindicales y participamos del acto del sindicalismo combativo en el Obelisco.

Las y los afiliados de AGD votamos en CTA y Conadu Histórica

El 8/8 se realizaron las elecciones de la central en la que se presentaron dos listas; la 1 Germán Abdala, encabezada por Ricardo Peidró, lista ganadora y la 6 Multicolor encabezada por Ileana Celotto, que se impuso en las mesas de AGD UBA. Nuestro gremio junto a otros sectores solicitó que se cambiara la fecha de elección por coincidir con el día que se votaba el derecho al aborto y por lo tanto facilitar la masiva participación, demanda que no fue aceptada.

Y el 4/9 elegimos la nueva Mesa Ejecutiva y Comisión Revisora de Cuentas de Conadu Histórica. También en esta elección se presentaron 2 listas, una encabezada por Luis Tiscornia, que obtuvo la mayoría, y otra por Antonio Roselló, que ganó en AGD UBA pero obtuvo la minoría a nivel nacional.

Nuestros momentos de festejo

La intensa lucha desarrollada no nos impidió permitirnos dos gratos momentos. El festejo del día del niñe, con la presentación de Los Cazurros, en el salón de Sociales y nuestra fiesta de fin de año, con un almuerzo en el CBC Avellaneda. Ambas convocatorias, con inmensa concurrencia, nos permitieron confraternizar entre compañeros y compañeras con nuestras familias.

 

Los servicios a nuestres afiliades

A la atención de nuestros dos abogados, el Dr. Pajoni (laboral) y el Dr. Gonzáles Etkin (previsional) y de nuestra contadora Mirta Burzolino, hemos logrado retomar los cursos de capacitación, formación y actualización docente gratuita: perfeccionamiento de Italiano, “Introducción a la Agroecología”, organizado por AGD Fauba y con excelente resultado y participación, el curso de “Repensando la Seguridad Social de los trabajadores”, organizado por AGD Sociales y el seminario de Christophe Dejours “Trabajo, precarización y subjetividad” en el teatro IFT , organizado por AGD-UBA y la editorial Topía. También ofertamos los cursos de Diseño gráfico para presentaciones y Géneros discursivos escritos en las Ciencias Sociales

Por último, se han ampliado la entrega de kits escolares (875), los descuentos en la colonia de vacaciones y la oferta de turismo y recreación donde hoy ya brindamos un extensa oferta con importantes descuentos y promociones.

Todo lo planteado en esta memoria, no sólo ha profundizado el camino que venimos recorriendo como sindicato clasista, de lucha, independiente de autoridades y gobiernos patronales, basado en la soberanía de sus asambleas, sino que, fundamentalmente, nos deja fortalecidos para la etapa que sigue, convencidos de la importancia de nuestra organización y de la movilización, en las unidades académicas y en las calles, en frente único con los que luchan, para enfrentar el default y el ajuste del régimen del FMI, para que la crisis no la paguemos los trabajadores ni la salud ni la educación públicas.